Turismo por la Comarca del Jiloca (Teruel)

Sierra de Herrera

mapa_sierraherrerared_natura_2000La Sierra de Herrera representa la continuación hacia el Norte y Noreste de la Sierra de Cucalón y, en general, de toda la rama oriental paleozoica de la Ibérica Zaragozana. La altitud media alcanza los 900-1.000 metros, con un relieve de lomas redondeadas sobre un sustrato de tipo ácido (correspondiente al afloramiento de materiales paleozoicos), donde destacan los amplios y densos carrascales. Es un espacio natural muy interesante, incluido en la Red Natura 2000, dentro de la categoría de LIC.

Superficie

sierra_herrera_jiloca_1La zona de protección del LIC Alto Huerva-Sierra de Herrera se extiende por 3 comarcas aragonesas: Jiloca, Campo de Daroca y Campo de Cariñena, alcanzando las 22.193 Has. Los municipios que abarca este LIC son: Aguilón, Aladrén, Badules, Cerveruela, Fombuena, Herrera de los Navarros, Luesma, Nogueras, Paniza, Santa Cruz de Nogueras, Tosos, Villadoz, Villarreal de Huerva y Vistabella. A la Comarca del Jiloca pertenecen los municipios de Nogueras y Santa Cruz de Nogueras

santacruz_sierraherrera_600x450

Valores naturales

Los valores más interesantes son la calidad de su bosque mediterráneo y la existencia de yacimientos paleontológicos y minerales. En su parte sur, precisamente la parte que se introduce en los municipios de Nogueras y Santa Cruz de Nogueras posee una muestra de los mejores bosques de carrascas del Sistéma Ibérico.

Breve descripción

nogueras_fosilesEn los macizos paleozoicos de la Sierra de Herrera predominan las rocas cuarcitas y pizarras. El relieve está formado por montes de altitud moderada producidos por la erosión de riachuelos y barrancos. La roca desnuda aparece en algunos sitios como peñascos. Hay minas de plomo, bario y cobre, casi todas abandonadas. También hay fósiles de fauna marina de la era Primaria (braquiópodos). Encontramos pliegues y fallas.

Cantueso o lavanda

Cantueso o lavanda (Foto: T. Sanz)

Aquí se localiza una muestra de los mejores bosques de encinas de la cordillera Ibérica, con un notable estado de conservación y muy extenso. En las zonas más frescas y de forma más aislada, crece el rebollo o quejigo, conjuntamente con el matorral mediterránero, formado por genistas, rosales silvestres y brezo. Otros arbustos del matorral son la gayuba y el cantueso o lavándula. También existen plantas propias de climas menos fríos, como el romero o la estepa blanca.

Abunda la fauna de naturaleza forestal asociada al ambiente mediterráneo, pero también la propia de los roquedos, así como la existencia de cangrejo de río autóctono, en el paso del Río Huerva al norte del LIC.