Turismo por la Comarca del Jiloca (Teruel)

Sabinar de Villarejo de los Olmos

Es una formación forestal en la que predomina la sabina albar y ejemplares aislados de sabina negral, aunque suele ir mezclada con otras especies, habitualmente con carrascas.

Sabinar de  Villarejo de los Olmos

La sabina albar (Juniperus thurifera), es un árbol típicamente mediterráneo, muy bien adaptado a las condiciones climáticas de la zona, con grandes variaciones en la temperatura a lo largo del año y periodos largos de sequía. Suele extenderse por áreas de suelos pobres en nutrientes, poco profundos, secos y en general menos favorables para otras formaciones.

Sabina en campos de Villarejo de los OlmosEsta especie es muy longeva. Su follaje es perenne y los frutos son unos conos esféricos de color azul blanquecino que sirven de alimento a numerosas aves (zorzal charlo, carbonero común, pinzón, petirrojo, agateador, pito real, alcaudón real,…) y mamíferos (javalí, corzo,..), que ayudan de este modo a la dispersión de las semillas por zonas próximas.

red_natura_2000

zona de sabinar

El sabinar de Villarejo de los Olmos se localiza en una extensa plataforma calcárea con suaves relieves que se elevan a una altura de 1.000-1.100 metros. Es una zona con gran belleza paisajística que está protegida como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) se extiende por Bañón y El Villarejo de los Olmos, alcanzando las 1.500 Has. Este ecosistema natural está protegido con el fin de garantizar su biodiversidad y destaca en importancia porque son restos vivos de los grandes bosques que existían antiguamente, que se han visto reducido por la explotación agrícola de la zona.

Ovejas comiendo en Sabinar de Villarejo de los Olmos

Parte del sabinar está incluido en una finca privada dedicada a las actividades cinegéticas.

En estas zonas son abundantes los pastos y las actividades pecuarias, sobre todo de los rebaños ovinos.

Antiguamente, cuando escaseaban los pastos, solían utilizarse las hojas de la sabina para alimentar a los rebaños, recurriendo al ramoneo.

Unos esplendidos ejemplares se disponen siguiendo el barranco de la Fuente Estud, creando un paisaje en forma de dehesa, un paseo por este abrupto rincón te sorprenderá.