Turismo por la Comarca del Jiloca (Teruel)

Bosques

fonfria_rebollar_2La Comarca del Jiloca cuenta con buenos ejemplos de bosques característicos de la región mediterránea, asi como con interesantes sotos fluviales asociados a sus principales cursos de agua. Si bien las condiciones ambientales del territorio no han permitido la formación de extensiones con árboles de grandes portes, si que existe una extraordinaria variedad de paisajes diferentes que albergan una gran biodiversidad tanto vegetal como faunística lo que se refleja en la protección a nivel Europeo que han recibido la mayor parte de ellos siendo catalogados como Lugares de Importancia Comunitaria (LIC´s)

Un buen reflejo de esta biodiversidad son las aves de las que podemos encontrar multitud de especies, especialmente en primavera. Te recomendamos que des un paseo por estos bosques en esta época del año. Si prestas atención podrás escuchar y observar muchas aves. Aqui tienes algunas de ellas para que te familiarices con sus cantos.

                                                                                                                                                                                                            


EL MAROJAL

El roble marojo (Quercus pyrenaica), es la especie principal de los bosques de las sierras con un grado de humedad mayor, es decir en sierras como la de Fonfría, el entorno de Pelarda o en la Sierra Menera. Las escasas precipitaciones de esta comarca, así como su aprovechamiento tradicional para producir leña, no permiten que estos ejemplares de roble formen masas boscosas maduras, lo que sucede es que se mezclan con otras especies como el rebollo (Quercus faginea) y forman matorrales densos. Sin embargo estas zonas naturales poseen gran variabilidad paisajística lo que nos permitirán observar muchas especies de aves propias de estos ambientes y también mamíferos como el corzo, jabalí o zorro.

zorro_rperez

Zorro. Foto: R. Pérez

jabali_rperez

Jabalí. Foto: R.Pérez

EL REBOLLAR

El rebollo (Quercus faginea) nombre con el que se conoce al quejigo en esta zona, forma comunidades vegetales propias (los rebollares) sobre zonas montañosas relativamente húmedas tanto en sustratos calizos como silíceos. Como ya se ha comentado también se mezcla con marojales y carrascales. En la comarca podemos visitar algunas zonas naturales interesantes en donde se desarrolla esta mezcla de ambas especies en lugares como el rebollar de Bea o  el de  Fonfría. Las masas más extensas de rebollar se hayan sobre sustrato siliceo, destacando las zonas de la modorra de Bádenas, el rebollar de Cuencabuena, o parte de los montes de la Cuenca de Gallocanta en la sierra de Valdellosa.

EL CARRASCAL

Sin duda, los bosques más representativos de este territorio son los formados por la carrasca o encina (Quercus ilex), se extienden por zonas más secas ya que aguanta condiciones de sequía más acusadas gracias a sus hojas, perennes y más pequeñas que en rebollos y marojos. Se distribuye por cotas más bajas formando masas importantes en el sistema montañoso Santa Cruz-Valdellosa, dentro del LIC de los Montes de Gallocanta, de donde desciende hasta la cubeta de la laguna y el río Jiloca. También se distribuye en las zonas de menor altitud de las serranias de Cucalón  la Sierra Palomera y en el piedemonte de la Sierra Menera. En la parte de la Sierra de Herrera que se corresponde con la Comarca del Jiloca (Nogueras y Sta.Cruz de Nogueras) se forman algunos de los carrascales más importantes del Sistema Ibérico.

EL SABINAR

La sabina albar (Juniperus thurifera) es una conifera todavía más resistente que la carrasca a la sequía, al frío invernal y al calor sofocante estival, por lo que la sustituye en aquellos enclaves en los que se acentúan las condiciones de continentalidad. Forman estructuras abiertas con aspecto adehesado. En la comarca del Jiloca existen varios sabinares dignos de visitar, el de Rubielos de la Cérida, que se encuentra dentro de la Sierra Palomera, es el más extenso y mejor estructurado. Otras dos masas muy interesantes, especialmente por el porte de sus ejemplares son el sabinar de Olalla o el LIC sabinar de El Villarejo

sabinar_olalla

Sabinar de Olalla

LOS BOSQUES DE RIBERA

En la mayor parte de los cursos fluviales de la comarca, como los ríos Jiloca, Pancrudo o Nogueta, se forman sotos con especies arbóreas y arbustivas de entre las que predomina el chopo negro, en muchos casos son ejemplares cultivados por el hombre para la obtención de vigas. Para obtener esta madera los arboles se escamondaban, esta poda continua provoca un engrosamiento de la parte alta del tronco formando el chopo cabecero.

EL PINAR

Los pinares no forman bosques en la comarca del Jiloca, sin embargo, han sido eficazmente plantados durante el siglo XX, sobre todo con fines de corrección hidrológica. Aunque son bosques alóctonos algunos, como el pinar de Torrecilla del Rebollar, son muy antiguos y se han naturalizado formando un paisaje que merece la pena recorrer.