Turismo por la Comarca del Jiloca (Teruel)

Peirones de Villar del Salz

Un peirón es un “lugar devoto que suele haber junto a las entradas o salidas de los pueblos y junto a los caminos, con una cruz o imagen” (DRAE). En Villar del Salz, la religiosidad popular queda simbolizada a través de sus cuatro peirones realizados en piedra de rodeno, característica de la zona.

peiron_san_jose

El peirón de San Antonio está compuesto de cuatro elementos: la grada formada por tres escalones, la basa está decorada con  una serie de molduras al estilo clásico. El tronco es liso y no tiene separación alguna con el edículo, el cual posee una capilla en la que se encuentra la imagen de San Antonio de Padua. El cimacio es de forma piramidal con tres escaloncillos en su base y, rematando en el vértice, una cruz con bola de hierro.

peiron_pilar

El peirón de la Virgen del Pilar tiene una pequeña grada de un escalón, una basa cúbica, el tronco liso que se caracteriza por tener las esquinas achaflanadas como única decoración y, por último, por medio de una cornisa con moldura cóncavo-convexa, llegamos al edículo en el que se abre un vano rectangular que presenta la imagen de la Virgen del Pilar. El cimacio está compuesto por varios volúmenes dispuestos escalonadamente y remata con una cruz de hierro.

peiron_sta_barbara_450x596

El peirón de Santa Bárbara es un pilar  sobre una grada de forma prismática que da paso al tronco, caracterizado por un motivo decorativo basado en el achaflanado de las esquinas, motivo que se repite tanto en el edículo como en el cimacio. El edículo, enmarcado entre dos gruesas cornisas, posee un vano de medio punto carente de imagen. El cimacio de forma troncopiramidal con aristas achaflanadas remata en bola.

                                    

                                

peiron

El peirón de San José consta de cuatro elementos; la grada de doble escalón, la basa de forma prismática con una ligera moldura en la parte superior. El tronco destaca por su elegante decoración a base de motivos florales y geométricos (círculos y formas mixtilíneas). El edículo se encuentra enmarcado por dos cornisas voladas con molduras cóncavo-convexas. Éste tiene abiertas hornacinas de concha o venera en cada uno de sus cuatro lados. En dos de ellas aparecen inscripciones, una ilegible y en la otra la leyenda “AÑO DE 1753″. El cimacio tiene forma de cono con estrías, truncado en su parte superior, la que presenta una pirámide rematada en bola y una cruz de hierro.