Turismo por la Comarca del Jiloca (Teruel)

Castillo de Bueña

castillobueña

Su ubicación estratégica hace que desde él se domine parte del valle del Jiloca, comunicando visualmente con Peracense.

Se sabe que en 1363 el alcaide Martínez de Gombalde rehusó entregar la fortaleza de Bueña a los castellanos durante la guerra de los Pedros. En 1369 el castillo volvía a estar en situación de defensa, debido a la ruptura entre Pedro IV de Aragón y su antiguo aliado, Enrique II de Trastámara.

En la actualidad, el recinto fortificado, de unos 20 por 15 metros de lado, escalonados sobre la vertiente rocosa del monte, se reduce a una robusta pared de mampostería que desciende por la ladera, formando una esquina con otra pared, situada en una cota inferior.

En la cota más elevada del recinto se conserva una torre rectangular, de unos 6 metros de lado y 10 de altura, rematada por un tejadillo en época posterior.

Plano_del_castillo_bueña

Plano del castillo

El torreón se construyó en mampostería con sillares en las esquinas, y a él se accedía por una puerta de arco de medio punto, hoy muy desfigurada. Fue utilizado posteriormente como palomar.