Turismo por la Comarca del Jiloca (Teruel)

Iglesia Parroquial de la Asunción de Báguena

Iglesia BáguenaLa Iglesia Parroquial de Báguena es un edificio de mampostería y cantería, con tres naves que se cubren con bóveda de medio cañón con lunetos. En el crucero hay una cúpula que al exterior se manifiesta mediante un octógono de ladrillo. Se reutilizaron muros de cantería procedentes del templo anterior, como se aprecia junto a la torre.

El origen de una parte del actual templo tal vez haya que situarlo en un documento de 1409, en el que se nombra a Pascual de Exulve quien recibe unas cantidades de dinero por haber construido dos capillas, dos pilares y un arco. La capitulación se había hecho en 1403, época del Papa Luna. En un lateral de la clave del primer cuerpo de la torre figura su escudo por lo que cabe suponer que pudo contar con su mecenazgo, aunque es un extremo a confirmar. En cualquier caso sirve para fechar a principios del siglo XV esa parte del templo. 

plano iglesia baguenaA lo largo del siglo XVII hubo varias intervenciones en el edificio. Así sabemos de una intervención en la techumbre en 1656 y que la sacristía fue levantada a partir de 1672. Sin embargo es posible que las principales obras se hicieran a partir de 1685. En esos años se habla de unos “Maestros de la Obra” sin que, de momento, sepamos su identidad. En 1689 constan obras en la puerta del templo.

Es posible que fuesen las últimas ya que en los años 90 únicamente aparecen gastos referidos a retablos y a obras de mantenimiento.

ELEMENTOS DESTACABLES:

En el conjunto de la iglesia destaca sobre todo la torre mudéjar.

Interior Iglesia

Existen varios retablos e imágenes, entre las que podemos destacar las siguientes:

Retablo mayor dedicado a la Asunción situado en el presbiterio.

En el lado del evangelio encontramos el Retablo de la Virgen del Rosario; Retablo de la Virgen del Pilar, realizado por Miguel Pina en 1654; retablo de Santa Bárbara; el Retablo de Santa Ana, con obras de Pedro Aibar; el retablo de las ánimas; el de la Virgen del Carmen y el del bautismo.

En la epístola encontramos un interesante Retablo dedicado a la Inmaculada, fechado en 1774, y el retablo de San Blas en el crucero. En 1573 Juan de Rigalte se encargó de terminar una peana y un busto de San Blas, comenzado por su colega Jerónimo de Mora, siendo dorado en 1659 por Jerónimo Belmudas. En las siguientes capillas destacarían los retablos de San Miguel, San Antón, Corazón de Jesús y la Soledad. Mención aparte merece el Retablo del Santo Cristo.

Tiene un órgano construido por Bartolomé Sánchez antes de 1720.