Turismo por la Comarca del Jiloca (Teruel)

Fuentes, lavaderos y abrevaderos

fuente (Copy)

Bañón

FUENTE

Una fuente, según el sentir popular de los vecinos del valle del Jiloca, es un lugar donde brota el agua de una forma controlada, es decir, a través de un artificio, aparato, espacio humanizado o de una arquitectura apropiada. A diferencia del manantial, que es el lugar donde mana directamente el agua de forma natural, la fuente tiene una connotación de canalización y desplazamiento del agua, de dominio, control y aprovechamiento. Forma parte por derecho propio de la denominada arquitectura del agua.

Se canalizaron las aguas y edificaron fuentes durante la época antigua y medieval, pero fue en la Edad Moderna cuando existió una fuerte preocupación a nivel de los Concejos municipales por garantizar el abastecimiento y la salubridad del agua de boca. En muchas localidades, era la obra hidráulica más importante y el orgullo de sus vecinos, gastando cuantiosas sumas de dinero para su construcción.

LAVADERO

Hasta el siglo XX no se utilizaron edificios específicos para facilitar el lavado de la ropa. Antes de esta centuria solía realizarse sobre tabla y piedras a las orillas de la acequia o río, de la que quedan huellas en muchos lugares.

Fuente de el bosque

Calamocha

Los lavaderos han evolucionado a lo largo de los dos últimos siglos, buscando la proximidad a las localidades y la comodidad de las mujeres que acudían a lavar.

Los lavaderos más antiguos aparecen vinculados por lo general con las acequias. Por lo general los lavaderos construidos en época moderna carecían de cubierta, pero poco a poco fueron protegiéndose con la aparición de sencillos cobertizos a una y dos aguas.

lavadero balsa (Copy)

Monforte de Moyuela

Los lavaderos de pila se generalizarán en la segunda mitad del siglo XX, aprovechando las posibilidades hidrófugas del cemento endurecido. Siguen una tipología común que se repetirá pueblo tras pueblo: el empleo de cubierta a un agua con varias bóvedas de cañón contiguas y el uso de una gran pila para lavar.

En algunas localidades se aprovechó la traída de aguas desde algún manantial cercano para instalar el modelo integral de fuente urbana con su sección de abastecimiento humano, el abrevadero, el lavadero y la balsa para regar.

 ABREVADERO

abrevadero bello (Copy)

Bello

Los abrevaderos o “abrevadores” de ganado eran muy frecuentes en el valle del Jiloca, pues numerosas familias poseían pequeños rebaños para garantizarse el abastecimiento de carne y lana. Forman parte de la arquitectura del agua.

Por su funcionalidad y tipología los abrevaderos podían ser de tres tipos:

  • Junto a los aljibes y pozos, sobre todo en las masías del monte, encontramos pequeños abrevaderos compuestos por un “pilón” alargado, construido de una sola pieza y completamente cerrado, sin rebajes ni desagües. Estos abrevaderos suelen tener carácter privado.
  • Los abrevaderos ubicados sobre un manantial suelen componerse de varias pilas enlazadas entre sí mediante unos pequeños rebajes en los lados mas cortos que permitían la circulación del agua entre las pilas. Suelen tener un carácter público.
  • Los abrevaderos situados junto a una fuente urbana, en el centro o en las afueras de la localidad, suelen recoger las aguas sobrantes de la fuente de uso humano. Forman parte de interesantes conjuntos hidráulicos populares, difundiéndose su uso por el valle del Jiloca a partir del siglo XVI. Tienen carácter público.