Turismo por la Comarca del Jiloca (Teruel)

El Mudéjar

Torre de Báguena

Torre de Báguena

Reconocido internacionalmente, el mudéjar es un estilo artístico realizado por la población musulmana que se quedó a vivir en las tierras reconquistadas por los cristianos. 

Aragón es uno de los principales focos a nivel nacional de este estilo artístico, destacando zonas como la Comarca de Calatayud, la antigua Comunidad de Aldeas de Daroca y como no, la ciudad de Teruel.

Dentro del foco darocense, se emplazan los ejemplos de la Comarca Jiloca siendo el Arte Mudéjar una de sus joyas patrimoniales. Las torres de las Iglesias de San Martín del RíoOlallaNavarrete y Báguena, fueron declaradas patrimonio de la humanidad en 2001 por la Unesco, conformando la Ruta Mudéjar que discurre por nuestra Comarca. Otros campanarios como los de las iglesias de Burbáguena y Lechago poseen también una clara influencia de este estilo, siendo su construcción algo más tardía. 

Torre Mudéjar

Torre de San Martín del Río

Aunque los mudéjares se dedicaron a varios oficios, destacaron especialmente en los de la construcción, madera, textil y la cerámica.

La habilidad de los maestros constructores mudéjares fue reconocida tanto por la realeza como por las autoridades nobiliarias o eclesiásticas que contrataron a estos artistas y artesanos para construir sus residencias o sus templos, difundiendo así el estilo. El arte mudéjar ha sido definido por algunos autores como el único típicamente español. 

La presencia de musulmanes en la Península durante varios siglos tuvo, como una de sus consecuencias más notorias, la aparición de un arte en el que se conjugan elementos cristianos e islámicos.

La mayoría de los monumentos mudéjares conservados son iglesias, aunque también se construyeron edificios civiles.

navarete ret (Copy)

Torre de Navarrete del Río

Sus principales características las podemos observar en el deseo de cubrir toda la superficie con decoración que podría prolongarse indefinidamente; en la repetición de elementos geométricos; en la consideración del ladrillo como elemento constructivo y decorativo indistintamente; en el uso de este material junto a la cerámica decorativa en los exteriores y en las extraordinarias labores de madera y yeso. Junto a elementos islámicos, como los arcos mixtilíneos encontraremos otros de tradición cristiana como los de medio punto o góticos.

El arte mudéjar fue evolucionando a lo largo de los siglos. Con el paso del tiempo, los elementos cristianos irán destacando sobre los islámicos.

Torre de Olalla

Torre de Olalla

Si recorremos las distintas localidades que conservan monumentos mudéjares en la antigua comunidad de Daroca, podremos hacer un recorrido por todas las etapas de su existencia: del siglo XIII al XVII. Todo un ejemplo de convivencia a lo largo del tiempo y de compartir el mismo gusto estético. 

El elemento más característico de la arquitectura mudéjar son, sin duda, las torres, herederas directas de los alminares hispanomusulmanes.

La alta valoración de estos campanarios viene dada por su belleza y por el hecho de que fueron levantados para Iglesias góticas construidas en sillería o mampostería. Cuando se levante el nuevo templo barroco en algunas de las poblaciones de la comarca, estos serán respetados.

Te recomendamos: