Turismo por la Comarca del Jiloca (Teruel)

Zarragones

La localidad de Luco de Jiloca se ha dado a conocer en la última década por la recuperación de una de las fiestas de mayor interés de la Comarca, los Carnavales de Luco de Jiloca, en el que lugareños disfrazados de distintos personajes (zarragones, diablos y madamas) se dedican los días de carnaval a perseguir por las calles del municipio a todos los vecinos y visitantes que se acercan esos días a conocer la localidad turolense.

Zarragones, Diablos y Madamas

Zarragones, Diablos y Madamas

En la fiesta, recuperada en el año 2003 por la Asociación Cultural Zarragones, tres grupos de personajes grotescos, amenizados por dulzaineros, llenan las calles de Luco durante los días de Carnaval potenciando la participación de los vecinos del pueblo y dotándola de un carácter singular sin perder la tradición.

ZARRAGONES:

Carnaval LucoDe entre los tres grupos son los zarragones los personajes más importantes y con mayor tradición en la fiesta. De carácter alegre y grotesco, su simbolismo se desconoce al tratarse de una tradición que se ha mantenido viva en el tiempo pasando de generación en generación.

Su indumentaria tradicional consiste en cubrirse todo el cuerpo con telas de saco o de arpillera, mientras que la cara es cubierta por una máscara. Se colocan una chaqueta vieja y, sobre esta la tela de saco. Entre ambas se dispone un relleno de paja o bien un cojín, formando una gran chepa que deforma aún más su figura.

Mediante una cuerda atada alrededor de la cintura se colocan varios esquilos en su parte posterior. Como complemento, van provistos de una tranca (palo largo acabado en varias puntas) en cuyo extremo se colocaba una piel de conejo untada con grasa de carro.

DIABLOS:

DiablosLos diablos, personajes completamente antagónicos a los zarragones, representaban un lado triste, oscuro y siniestro. Era habitual verlos salir a recorrer el pueblo en la noche produciendo miedo entre los vecinos de la localidad.

Su indumentaria consiste en colocarse unas sayas negras viejas en su parte inferior y, en la superior, a forma de camisa o blusón, unas enaguas blancas. Se pintaban la cara totalmente de negro mediante tizones o de los restos que quedaban en la parte inferior de las sartenes y se cubrían la cabeza con una boina o gorro.

Para deformar aún más los rasgos faciales, se colocaban unos grandes dientes de patata postizos que los hacían, prácticamente, irreconocibles.

Por último, iban provistos de unas enormes tijeras de las que se utilizaban para esquilar las ovejas y el ganado, las cuales las iban abriendo y cerrando continuamente, produciendo un ruido característico y siniestro.

MADAMAS:

MadamasLas Madamas, consideradas la versión femenina de la fiesta de los carnavales de Luco, participaban en la fiesta con el objetivo de reivindicar sus derechos alejándose de la sociedad machista del momento.

En cuanto a la vestimenta tradicional, son dos los subgrupos diferenciados de los que se tienen noticias dentro de éste:

• Las mujeres de las clases más bajas de la localidad, se disfrazaban colocándose una silla pequeña encima de la cabeza y sobre ella situaban una colcha o tela grande que, a modo de túnica, les cubría la cabeza y todo su cuerpo.

• Las vecinas de las clases más altas se vestían con trajes y adornos lo más llamativos y vistosos posibles, para de alguna forma aparentar y demostrar su poder y riqueza respecto al resto de mujeres del pueblo.